Trastornos comunes de vejiga y riñón en niños

Urología

Edinburg Children's Hospital ofrece tratamiento integral para niños con trastornos del sistema urinario y reproductor. Los trastornos urológicos comunes en niños afectan a la vejiga y a los riñones.

Trastornos de la vejiga

La extrofia vesical es una anomalía detectada en el nacimiento en la que la vejiga no está correctamente formada. La extrofia no es habitual; según la Foundation of the American Urological Association, solo afecta a uno de cada 30,000 bebés que nacen con vida.

Las malformaciones cloacales son una amplia variedad de defectos en niñas que ocurren durante el desarrollo fetal de la parte baja del abdomen. Las malformaciones cloacales más habituales incluyen la uretra, el tracto genital y el recto. En este trastorno, los tres tractos se unen en un solo canal. En la extrofia cloacal, la deformación más complicada, muchas estructuras intraabdominales se exponen durante el nacimiento.

En una vejiga neurogénica, los nervios que le piden a los músculos de la vejiga que se relajen o se contraigan no funcionan bien, por lo que la orina no se almacena o expulsa de manera eficiente. Los síntomas pueden variar según la causa, pero en muchos casos están asociados con la pérdida de orina, los cálculos renales y la retención de orina.

El reflujo vesicoureteral (VUR) ocurre cuando la orina de la vejiga vuelve al uréter y, en ocasiones, a los riñones. El VUR se clasifica según la gravedad, entre 1 (leve) y 5 (grave). Generalmente se diagnostica luego de que al niño se lo trata por una infección en el tracto urinario, aunque no provoca una ITU. En niveles más bajos de reflujo, a menudo no es necesario el tratamiento, ya que se resuelve en forma natural, generalmente entre las edades de 5 y 6 años. Otros tratamientos pueden incluir antibióticos. En los casos de reflujo con clasificación 4 o 5, es posible que sea necesaria una cirugía, que incluye una cirugía endoscópica y un reimplante ureteral.

Cálculos renales

Aunque en su mayoría afectan a personas adultas, los riñones pueden tener cálculos renales. Los cálculos renales son masas cristalizadas que se desarrollan a partir de sustancias que se encuentran en la orina. Una de las principales causas de los cálculos renales es la falta de líquidos en el cuerpo. La orina se vuelve concentrada y más oscura, lo que permite que los cristales se junten, ya que hay menos líquido que pueda disolverlos. Una dieta alta en proteínas y sal también son factores de riesgo que contribuyen a la formación de cálculos renales. En la mayoría de los casos, los cálculos renales salen del cuerpo sin ser detectados, pero a veces son demasiado grandes y se alojan en el tracto urinario, causando mucho dolor y sangrado. Hay varias opciones de cirugías si el cálculo no sale naturalmente.

Edinburg Children's Hospital
Si necesita ser referido a un especialista pediátrico afiliado al Edinburg Children's Hospital, llame a la línea informativa y de reserva de South Texas Health System al 800-879-1033.​