Hiedra, roble y zumaque venenosos

La hiedra, el roble y el zumaque venenosos son las causas más habituales de erupción dérmica en niños y adultos en Estados Unidos y Canadá. La erupción se manifiesta como una inflamación prolongada y dolorosa, provocada por una reacción alérgica de la piel al aceite de urushiol presente en las hojas, el tallo y otras partes de estas plantas.

El aceite de urushiol continúa actuando sobre cualquier superficie por hasta cinco años. Incluso las plantas muertas que se encuentran entre la maleza pueden transmitir este aceite tóxico a su piel. La exposición al aceite se genera al tocar cualquier parte de las plantas; al tocar prendas, objetos, mascotas u otros animales que hayan estado en contacto con las plantas, o al estar cerca del humo que se genera al quemarlas.

Hiedra venenosa

La hiedra venenosa crece sobre enredaderas o arbustos, principalmente al este de las Montañas Rocosas. Por lo general, las hojas crecen en racimos de tres y pueden tener extremos lisos o en punta.

Roble venenoso

El roble venenoso es más típico al oeste de las Rocosas. Crece habitualmente como arbusto pequeño, aunque en ocasiones también como enredadera. Las hojas, que presentan un borde plano, crecen en grupos de tres, cinco o siete.

Zumaque venenoso

El zumaque venenoso crece exclusivamente en suelos muy húmedos o inundados, como pantanos y ciénagas. Se sabe que prospera en áreas tan occidentales como Idaho, aunque su área más común es la costa este, en especial las zonas húmedas del sureste. En general, las hojas son suaves y ovaladas y se presentan en racimos de siete a 13 por cada tallo.

Identificación de la planta

Aprender a identificar las plantas y evitar la exposición es la mejor manera de prevenir una reacción alérgica:

  • La hiedra venenosa es una enredadera, con tres hojas verdes brillantes y un tallo rojizo.
  • El roble venenoso es un arbusto, con racimos de tres hojas, similares a la hiedra venenosa.
  • El zumaque venenoso es un arbusto leñoso, con hojas que se presentan de a pares.

Asistencia médica de emergencia por erupciones

En la mayoría de los casos, las erupciones provocadas por exposición a hiedra, roble o zumaque venenosos no son graves. No obstante, si junto con la erupción apareciera alguno de los siguientes síntomas, deberá buscar un tratamiento de emergencia:

  • Dificultad para respirar
  • Parches de piel lastimada o ampollas en la boca
  • Inflamación o rigidez de la garganta
  • Dolor focalizado
  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de cabeza
  • Manchas rojas
  • Sangrado anormal o moretones debajo de la erupción

Control de envenenamiento

Para obtener más información sobre plantas y consejos para prevenir envenenamientos en el hogar, visite www.poisoncontrol.org.